LA MUERTE DE UN AMIGO

Esteve Martínez

Vivir es arriesgado, y vivir intensamente, en ocasiones lo es un poco más.

Los que amamos las montañas y no tenemos suficiente en verlas de lejos, sino que queremos tener un contacto cercano con ellas, casi carnal, a través de las múltiples opciones que nos aportan, para poderlas disfrutar y conocer mejor a través de la experiencia, sabemos que en ocasiones son peligrosas y que la incertidumbre forma parte esencial de su naturaleza. Sabemos que en ciertos momentos la actividad en la montaña comporta unos riesgos severos. Pero estamos dispuestos a asumirlos porqué el objetivo, el sentido de todo y la felicidad que nos aportan, valen la pena.

Desgraciadamente todos los que nos movemos en este entorno, hemos perdido a algún amigo por el camino. Supongo que forma parte del juego, y supongo que deberíamos estar preparados para asumirlo. Pero siempre, y sobre todo cuando la pérdida es de alguien muy cercano como Esteve, a uno le supone un shock, una pena y una consternación absoluta. Afortunadamente no estamos nunca acostumbrados a estas desgracias, y afortunadamente nunca estaremos preparados para aceptarlas.

Ayer lloré mucho cuando tuve conocimiento de la muerte del amigo apasionado, divertido y entrañable que perdió la vida en los Alpes franceses. Y llorando le recordaba y hacía honor a su pasión por las cumbres, a su seriedad en afrontar cada salida, y a su experiencia y serenidad en planificar todas las actividades.

Morir es un fastidio, pero mucho más triste sería no haber vivido. Esteve ha tenido mala suerte en esta ocasión, pero sus 38 años de vida han sido vividos con intensidad y autenticidad, haciendo siempre aquello que más le gustaba al poder estar siempre en contacto con las montañas. Estoy seguro que si nos pudiese enviar un mensaje, nos diría que ha sido muy feliz, que le gustaría que hubiese durado más, pero que todo ha tenido sentido y que no se arrepiente de nada.

Esteve: Que te vaya bien la escalada que ahora tienes por delante. Aquí pensaremos mucho en ti, y el mejor tributo que te podemos hacer es no dejar de sentir amor hacia la montaña, y muchas ganas de adentrarnos en ella siempre que podamos.

Anna: Recibe todo nuestro apoyo. Sabes que todos estamos contigo. Muchos ánimos y mucha fuerza!

Por |2018-02-06T17:22:23+00:0013 de julio de 2012|General|Comentarios desactivados en LA MUERTE DE UN AMIGO

No hay comentarios

  1. Josep Lagares 14 julio, 2012 en 01:23

    Albert, les teves paraules m’han emocionat…són paraules que reflecteixen l’ànima… Una ànima trista per la mort d’un amic, però alhora una ànima forta que coneix la transcendència de la nostra existència!

  2. Rafael i Anna 13 julio, 2012 en 22:19

    Quan els esperits que habiten els cims tocan el cel sense poguer entrar, baixen a buscar un ànima pura amant de la natura i la seva magia, no és pot preveure a qui li tocará ni per que, ja que tot els que troben al seu camí son d’aquesta condició.
    Les muntanyes formen part d’aquesta natura que els humans mai podrà controlar, per nosaltres son vida i de vegades te la treu.
    No conec a l’Esteve pero si i molt a l’Albert i si han compartit aquesta passió segur que está feliç, no tocaba era massa jove pero h’estat així.
    Bon viatge Esteve cap ha el teu nou destí.

  3. Carles Martínez 13 julio, 2012 en 12:33

    Em sembla que som molts els que ens sentim igual. Esteve DEP

  4. CarLes Basaganya 13 julio, 2012 en 12:09

    Albert, reflecteixes molt bé l’estat d’ànim de molta gent en aquest escrit, i dit per tu, encara té més força…

  5. Francesc Comellas 13 julio, 2012 en 12:03

    Ostres, deu ni do Albert, ahir et vaig escriure al veure la noticia, però clar, no sabia que et tocava de tant a prop, res molts ànims per la seva familia i per a tu. Fem esports que ens donen un munt de satisfaccions, però tenen aquest risc.

    Una abraçada.

Vivir experiencias intensas para aprender cada día

ACTUALIDAD