PARIS COP 21 es

PARIS COP 21

Esta semana se celebra en París la cumbre sobre el Cambio Climático más importante de la historia.  Lo que se decida ahí puede afectar radicalmente nuestro futuro y el de las generaciones venideras.

Todavía estamos a tiempo de actuar, pero debemos ser contundentes, trabajar unidos y adoptar unos compromisos serios, inmediatos y de gran alcance… pero ¿creéis que seremos capaces?

El problema del Cambio Climático es una de las peores amenazas del mundo en general y de la especie humana en concreto, pero como los efectos no se notan cada día, y no afecta a los países más desarrollados, nunca se considera una prioridad absoluta por parte de los líderes o de los ciudadanos.  Después hay un ejército de escépticos o negacionistas, que pasan de todo o que se empachan de argumentos generosamente suministrados por los lobbies del petróleo, porque les es mucho más cómodo y conveniente vivir egoístamente y olvidarse de estar ocupados y preocupados por los problemas del planeta.

Pero tenemos que pensar que a pesar de que no nos creamos del todo el problema del cambio climático; a pesar de que sólo le asignemos una posibilidad del 50%, el tema es tan grave, tan común y tan relacionado con todas las demás variables de sostenibilidad de la vida en la tierra, que siempre será importante actuar con responsabilidad.  Adoptar una actitud de compromiso y respeto hacia los recursos naturales y la biodiversidad, sólo puede ser beneficioso para la vida en la tierra, tanto de los humanos, como del resto de especies animales y vegetales.  ¿De verdad queremos ser tan idiotas como para pensar sólo en lo que nos conviene a nosotros individualmente y en el corto plazo?

Durante estos días vemos y escuchamos muchas personas y organizaciones que se ponen la etiqueta de sostenibles o de comprometidos con el COP 21, pero en realidad les importa un carajo, lo utilizan sólo como márketing y operación de imagen, llevan una vida totalmente contradictoria con lo que requiere la sostenibilidad, y realmente no adoptan ninguna medida para aportar mejoras reales en su actividad diaria.

Tenemos un problema grave y no tenemos la consciencia y el compromiso global necesario.  Pero sea como sea, vale la pena continuar presionando, exigiendo y, sobre todo, actuando para que podamos solucionar o paliar esta crisis, y todas las que están relacionadas con el impacto del hombre en la naturaleza y los recursos que precisamos.

Preguntaros cómo creéis que será el mundo dentro de veinte o treinta años: ¿Mejor que hoy o peor que hoy?… Y cuando hayáis respondido esta cuestión, haceros la pregunta que es verdaderamente importante: ¿Qué estoy haciendo yo para que el mundo sea mejor dentro de veinte o treinta años?

Todos a cruzar los dedos por la cumbre de París, y todos a actuar cada día para que podamos continuar aspirando a sentirnos dignos de ser seres humanos.

Por |2018-02-06T17:21:47+00:0029 de noviembre de 2015|General|1 comentario

Un comentario

  1. Joel 4 diciembre, 2015 en 16:36

    Que part de la teva activitat al món virtual vingui a conscienciar sobre la necessitat d’un compromís amb el planeta diu molt de tu.
    Jo personalment no crec gaire en aquestes trobades… són molt polítiques. Vaig deixar de creure en elles quan vaig veure que per complir amb els objectius de Kioto se’ls va ocórrer uns impostos basats en quotes d’emissions de CO2… i que les quotes estalviades d’uns països es podien vendre a uns altres… buff!
    M’agrada molt més el que planteges al final de la teva reflexió: què estem fent nosaltres a títol individual per a què el nostre món sigui millor dintre de 20 o 30 anys? L’actitud individual és un primer pas essencial, en una societat on sempre esperem que els governs ho facin tot per nosaltres.

No se permiten comentarios.

Momentos únicos

ACTUALIDAD Y NEWS