OPERACIÓN PREVENTIVA

Operación Preventiva de apendicitis

El lunes me operan de apendicitis, como prevención de un potencial riesgo, de cara a la expedición al Polo Sur.

No me duele nada, estoy perfecto, y no he tenido ni el más mínimo síntoma que me haga pensar que pueda tener algún problema con este trozo de intestino que no sirve para nada. Pero si bien un ataque de apendicitis no supone un peligro especial en nuestros países, en un lugar remoto y de difícil evacuación, puede ser totalmente letal.

A pesar de que parezca una locura, hay bastante gente que practica actividades extremas, que han optado por hacer esta intervención de forma preventiva: Navegantes oceánicos, trabajadores de plataformas petroleras, alpinistas, astronautas, etc… y, evidentemente, expedicionarios, trabajadores o científicos que pasan largas temporadas en la Antártica.

Ya hace años que este tema me ronda por la cabeza, y de hecho, tengo algunos casos cercanos en que han muerto o han estado gravísimos por culpa de una peritonitis (cuando se inflama y explota el apéndice).

A pesar de que las probabilidades son pocas, nuestra expedición comporta muchos días de exposición a este riesgo, y si nos tienen que rescatar, nos han dicho que tardarán de mediana, entre 2 y 4 días… y con una peritonitis, esto es palmar!! Y con la de líos que tengo previstos para los próximos años, me encontraría igual muy a menudo.

A pesar de que parezca lo contrario, a mi no me gustan los riesgos en sí mismos. Yo no disfruto con el riesgo gratuito. Lo que ocurre es que me gustan los objetivos ambiciosos y, en ocasiones extremos, y ello comporta a menudo tener que asumir riesgos para alcanzarlos. Pero todos los que se pueden controlar, mejor anticiparlos, pues luego, cuando uno está en medio del follón, ya tendrá que gestionar sus recursos para intentar superar todos los obstáculos que irá encontrando.

Ya lo dicen los sabios: "Quién algo quiere, algo le cuesta". Y ya decíamos que estos proyectos requieren mucho compromiso en muchísimas vertientes.

Y como siempre, la teoría está muy bien, pero la práctica es lo que cuenta: El lunes entro en el quirófano, me operan con anestesia total, estaré diversos días en el hospital, y un par de semanas quieto sin poder entrenar… ¡¡Vaya palo!!  ¡¡Qué miedo!!

Por |2011-09-08T00:00:00+02:008 de septiembre de 2011|General|Sin comentarios

No hay comentarios

  1. José Arellano 2 febrero, 2015 en 14:18 - Responder

    Excelente escrito Albert. Soy Marino Mercante y también he decidido jugar el número mas seguro de esa lotería que llaman apendicitis. Pues no sabemos cuando nos pueda tocar. Al igual que tus riesgos en ir a la Antártida, también supone un enorme riesgo ser portador de ese trozo de nada que llaman apéndice en medio del océano. Y como te sucede a ti. Ando un poco inquieto sabiendo que me operaran , pero puedo ir tranquilamente sin preocupaciones con mi equipo en la inmensidad de la mar. Que curioso no. Bueno así funciona nuestra psiquis, tal vez se deba a un tema netamente de adaptación. Como todos los días no vamos de hospital en hospital solicitando ser operado , pienso sea eso lo más lógico a nuestro caso. Mucho éxito en tu proyecto.

  2. Andrea Corominas 14 septiembre, 2011 en 11:07 - Responder

    Bon dia Albert, sóc la metgesa l’anestesiòleg de l’Hospital General de Vic que et vaig adormir pel l’apendicectomia. Espero que estiguis bé et recuperis el més ràpid possible i aconsegueixis els teus objectius i somnis.
    Una forta abraçada i molta sort.
    Andrea Corominas

  3. Miquel 12 septiembre, 2011 en 11:10 - Responder

    Ok Albert. Això és un tràmit més important i necessari. Espero que et recuperis aviat.

  4. Francesc Comellas 9 septiembre, 2011 en 17:03 - Responder

    Ben fet, com bé dius és un tema en el que molts aventurers extrems han hagut de fer el mateix, un no es pot jugar la vida per una tonteria com aquesta, res, pocs dies de recuperació i ha fotra canya. Una estona ben curta!!!. Salut

  5. Manuel Granada 9 septiembre, 2011 en 13:57 - Responder

    Es curisoso amigo Albert, te da pánico ponerte en manos de un cirujano especialista -que probablemente habrá operado miles de apendicitis a lo largo de su carrera- y sin embargo, te vas a un lugar verdaderamente inhóspito con total tranquilidad y con la confianza en tí y en tu equipo¡¡¡. Me parece bien, pero no deja de sorprendenderme.
    Sobre el tema de “operación preventiva”, permíteme que tome este post como inspiración para la próxima reunión que tengo con un cliente la semana que viene.
    Espero no me cobres por el copyright¡¡¡.
    No sé si desearte mas suerte en lo de la apendicitis o en la expedición……bueno, 50% para ambas. Un abrazo.

  6. sergio 9 septiembre, 2011 en 12:53 - Responder

    Aprovecha para leer un buen libro como Espíritu de aventura 🙂

  7. Joel 9 septiembre, 2011 en 06:19 - Responder

    Más vale prevenir, di que sí…
    Qué fuerte me parece! Es que esto no es aventurilla improvisada… son palabras mayores!

Deja tu comentario


INFORMACIÓN PROTECCIÓN DE DATOS

Finalidades: Publicar su comentario en el blog de la página web. Legitimación: Consentimiento del interesado. Destinatarios: No están previstas cesiones de datos. Conservación: Mientras la publicación en el blog esté publicada en la página web. Derechos: Puede retirar su consentimiento en cualquier momento, así como acceder, rectificar, suprimir sus datos y demás derechos en [email protected] Información Adicional: Puede ampliar la información en el enlace de Avisos Legales.


Vivir experiencias intensas para aprender cada día

ACTUALIDAD