EVEREST… MI QUINTO ANIVERSARIO

Everest - Escalón Hillary

Pisé la cima del mundo el 17 de mayo de 2010.

La foto es de cuando estábamos superando el último gran obstáculo, el "Escalón Hillary"

Esperaba un aniversario feliz, pero no puede ser más triste por el enorme sufrimiento de estos momentos del pueblo nepalí… (Para ellos todo mi amor y solidaridad, y toda la ayuda que he podido aportar, y que os pido también que aportéis por la vía que os sea más conveniente).

Estar en el punto más alto de nuestro planeta puede servir para alimentar nuestro Ego, o para revisar nuestra visión sobre todo lo que tenemos allí, bajo nuestros pies. 

Mi mayor reflexión tras haber subido al Everest es que la naturaleza no es un recurso a mi servicio, ni al servicio del resto de humanos… Simplemente somos parte de ella, somos uno/s más, y debemos vivir en total armonía con ella, con respeto, con amor, y siempre a su servicio.

Un viaje siempre tiene que impactarte; si no, es que no lo has aprovechado y no has aprendido nada.   Y un viaje a lo más alto del mundo tiene que impactarte mucho más.

Sin duda mi vida cambió ese 17 de mayo de 2010.  Ese día se me dió una segunda oportunidad… la de entender que, en realidad, no hay ninguna barrera ni ninguna jerarquía entre los humanos y los otros seres, entre los humanos y la naturaleza.

En la cumbre del Everest no conquisté nada; sólo afloré la consciencia de que para conseguir tu objetivo tienes que ser fuerte; pero el verdadero coraje se demuestra al conseguir que tu objetivo cree un impacto positivo en los demás, en la sociedad, y en la naturaleza.

Por |2018-02-06T17:21:51+00:0016 de mayo de 2015|General|2 Comentarios

2 Comments

  1. Joel 23 mayo, 2015 en 17:05

    Una gran fita personal i col·lectiva amb un gran aprenentatge. Felicitats!

  2. A 17 mayo, 2015 en 21:11

    llegar a la cumbre y aprender la humildad… perfecto…!

No se permiten comentarios.

Vivir experiencias intensas para aprender cada día

ACTUALIDAD