LAS 10 C’s DEL TALENTO

  • No necesitamos expertos del pasado, sino expertos y motivados en crear futuro. 
  • El talento aporta confianza y perder el miedo a ser exigentes y moverse de trabajo si es preciso. 
  • Los propios proyectos serán cada vez más cortos en el plazo de desarrollo y requerirán más agilidad y velocidad en todo su proceso.

En un mundo hiper cambiante y competitivo, disponer del talento necesario será el mayor reto de las organizaciones.

Cambios tecnológicos, regulatorios, de mercado, de hábitos de consumo, de movimientos corporativos, de prioridades estratégicas y de incertidumbres y evolución exponencial en general, nos llevan a un panorama altamente exigente, dónde los equipos y organizaciones mediocres no tendrán cabida, y solo podrán avanzar las que sepan crear valor constantemente y en todo tipo de entornos y circunstancias.

Será muy fácil disponer de personas preparadas a cualquier nivel con capacidad para trabajar duro, pero será cada vez más difícil disponer de personas con talento y compromiso que puedan aportar a la organización la proactividad, la innovación, la diferenciación y la creación de valor con la agilidad que el entorno actual requiere.

Esta será una de las mayores batallas a las que tendrán que enfrentarse el liderazgo de proyectos en el presente y futuro inmediato. Además, habrá dos factores multiplicadores de este gran reto.

Por un lado, los propios profesionales con talento serán muy exigentes en lo que obtengan a cambio de su compromiso y aportación, y serán muy movibles si no están realmente satisfechos con el proyecto. Precisamente su talento les aporta confianza y no tendrán miedo en cambiar de organización si les ofrecen nuevas oportunidades interesantes, cosa que pasará a menudo, precisamente por la dinámica y exigencias del entorno.

Y, por otro lado, los propios proyectos serán más cortos en el plazo de desarrollo y requerirán más agilidad y velocidad en todo su proceso. Captar y retener talento será costoso tanto económicamente como en la propia integración y estructuración del proyecto.

Ante este panorama, es fácil de entender que los liderazgos que no estén a la altura no podrán hacer prosperar ningún proyecto. El ordeno y mando ya es parte de la historia empresarial. El no tener una clara visión del propósito de la organización penalizará en todo el proceso de gestión de talento. El no cuidar a las personas y comprometerse en su conexión con el sentido de lo que hacemos, será una temeridad empresarial. El no estar enfocados a ser una empresa atractiva y con valores claros, nos dejará a los mediocres (que estos no se van nunca), y ahuyentará a los talentosos. (que serán realmente exigentes)

Como siempre, no hay fórmulas mágicas para afrontar este gran reto, pero aparte del tema económico, siempre importante, pero nunca suficiente, sí que hay algunos factores que se pueden hacer bien para maximizar las posibilidades de éxito.  Comparto aquí mis “10 C’s del Talento”, para que nos ayuden a reflexionar, revisar y activar el rumbo en este tema.

Las primeras cinco hacen referencia al Liderazgo Estructural de la organización:

  1. CAPACITAR: Seguro que tenemos talento en la propia organización que no ha aflorado del todo o no ha encontrado las circunstancias para desplegarse. Tenemos que detectarlo y capacitarlo al máximo. Son personas que ya están en nuestro equipo, y pueden aportar mucho más valor, a la vez que potenciar su motivación y compromiso con el proyecto.
  2. COMPRAR: Lógicamente tendremos que buscar talento fuera de la organización, tanto de sectores o empresas similares, como de otras áreas que puedan aportar visiones frescas, innovadoras y diversas. No necesitamos expertos del pasado, sino expertos y motivados en crear futuro. Y para comprar, recordemos que no todo es tener capacidad económica, sino tener bien enfocados muchos parámetros que hagan atractiva nuestra organización.
  3. COMPARTIR: Contratar talento en formato de proyecto y solo para el tema o tiempo que sea necesario. Llamémoslo “outsourcing”, “interim managent”, “part-time” o como sea la forma de relación, pero no me refiero tanto a consultores o asesores, sino a personas con capacidad ejecutiva, aunque sea de forma puntual o temporal. Este apartado es clave, porque nos permite contar con profesionales de gran nivel de forma más ágil y para el tiempo que sea necesario, sin necesidad de asumir un coste “Full-Time”, quizás inasumible, o incluso, no conveniente.
  4. COLABORAR: Existen muchas organizaciones o profesionales cercanas a nuestra actividad con las que podemos colaborar más allá de competir. Aunque en algunos aspectos nos podamos solapar, debemos explorar oportunidades de hacer alianzas para unirnos en proyectos concretos. Es absurdo desarrollar todo un proceso, sea tecnológico o de servicios, que otros ya hacen muy bien, si hay la posibilidad de colaborar. Nuevamente nos permite ser más rápidos, efectivos y seguros en la activación de proyectos clave para nuestra evolución.
  5. COMPUTERIZAR: Es mi manera de referirme a la digitalización y uso extensivo de la tecnología (que tenía que hacerlo encajar con una “C”). Surgen constantemente herramientas potentísimas para automatizar procesos y para conseguir resultados inimaginables hace poco tiempo. Muchos temas para los que necesitábamos talento años atrás, ahora la tecnología nos los aporta y una persona puramente ejecutiva puede desarrollarlos. No podemos intentar jugar a primera división con herramientas de tercer nivel.

Las cinco restantes están relacionados con el Liderazgo Interno en el talento del propio equipo:

6. CONECTAR: A partir de los valores, el propósito y el sentido del objetivo. Es clave para la realización personal de las personas talentosas el poder estar conectados de verdad con lo que hacen.

7. CONFIAR: Cuanto menos control y supervisión, más atractiva será una organización para las personas con talento, que quieren ser valoradas por su aportación más que por sus horas o presencialismo.

8. CONCILIAR: Permitir combinar la vida personal con la profesional será uno de los factores más atractivos para el talento, que pueden llegar a apreciar de forma tanto o más importante que la remuneración económica.

9. COMUNICAR: De forma transversal y en todas las direcciones. Debe informarse bien sobre todos los temas que afecten al proyecto, sean positivos o negativos; y todos los integrantes deben tener voz para expresar sus propuestas o inquietudes. Además, la comunicación debe ser siempre empática y respetuosa.

10. COMPROMETER: Uno de los factores más escasos al final. Hay muchas organizaciones con gran capacidad de incorporar talento por su potencia económica y de proyecto, pero este queda guardado en un cajón, y no se despliega realmente. Tanto por parte de la organización como por parte de las personas con talento debe haber un compromiso firme en aportar al máximo para el objetivo común.

Por |2023-11-27T17:04:21+01:0027 de noviembre de 2023|General, Liderazgo|Sin comentarios

Deja tu comentario


INFORMACIÓN PROTECCIÓN DE DATOS

Finalidades: Publicar su comentario en el blog de la página web. Legitimación: Consentimiento del interesado. Destinatarios: No están previstas cesiones de datos. Conservación: Mientras la publicación en el blog esté publicada en la página web. Derechos: Puede retirar su consentimiento en cualquier momento, así como acceder, rectificar, suprimir sus datos y demás derechos en [email protected]Información Adicional: Puede ampliar la información en el enlace de Avisos Legales.


Vivir experiencias intensas para aprender cada día

ACTUALIDAD