¿QUÉ LEGADO DEJARÁS?

  • Con los retos sociales y ambientales que tenemos, ser neutral es ser parte del problema. 
  • Un liderazgo que no incorpore visión y compromiso en la sostenibilidad, es siempre un mal liderazgo. 
  • Todo lo que hacemos deja huella, pero debemos decidir qué huella queremos dejar.

Hoy en día es imposible que una persona mínimamente inteligente e informada no sea consciente de los grandes retos sociales y ambientales que tenemos en nuestro planeta.

Llevándolo al campo del liderazgo personal u organizacional, está claro que lo peor que puede hacer un líder es obviar, esconder o negar un reto o problema, siendo consciente de él.  Ya solo por eso es un mal líder.

Si unimos estos dos conceptos, concluimos que solo serán buenos líderes los que incorporan en su proyecto, estrategia y acción efectiva, la variable de sostenibilidad de la que, en realidad, son plenamente conscientes.

Y algunas variables de este enorme reto mundial son tan críticas por su impacto y urgencia, que si se adopta una posición neutral, se está siendo parte del problema.

Todo lo que hacemos, tanto a nivel personal como profesional, tiene un impacto más allá de los resultados que perseguimos al hacerlo. Y este impacto, al fin, es el legado que dejamos al mundo, a la sociedad, a las siguientes generaciones, a nuestros hijos y nietos.

La cuestión es si nos vamos a hacer responsables de este legado o simplemente nos vamos a dedicar a obtener nuestro propio resultado a corto plazo, o a dejar algún bien físico, sin importarnos lo más mínimo lo que va a pasar a partir de allí.

Solo por autoestima, por orgullo, por reputación o por ejemplaridad, deberíamos aspirar a ser un poco más “significantes” para el mundo que un simple consumidor, directivo o líder cortoplacista, egoísta y negativo para lo común.

Ahora que se está celebrando la COOP28 es una buena ocasión para llevar la reflexión desde el pensamiento y responsabilidad global, a la acción y implicación personal. Y ahora que viene final de año, y la época Navideña en la que se activa al máximo nuestro consumo, a la vez que se exaltan nuestras tradiciones, valores, sensibilidades y reflexiones, es un buen momento para cuestionarnos todas nuestras actuaciones.

Cada vez que vayamos a liderar cualquier acción, sea en lo personal o sea en lo profesional y de gestión de equipos u organizaciones, deberíamos hacernos algunas preguntas claves:

  • ¿Qué impacto tengo en el mundo (sociedad y/o medioambiente) al hacer esto?… sea comprar, invertir, votar, hacer una estrategia, tomar decisiones de equipo o empresariales, etc.
  • ¿En mi liderazgo diario quiero ser parte del problema o de la solución?.
  • Persiguiendo mi objetivo (personal o profesional), ¿Qué debo tener en cuenta o rectificar para no aportar efectos directamente negativos? (o reducirlos drásticamente).

Cada cosa que hacemos o lideramos deja huella. Y no solamente en el planeta, sino también en nuestra trayectoria de vida. Y debemos decidir qué huella queremos dejar.

Pensemos un momento en que les responderemos a nuestros hijos o nietos cuando nos pregunten: ¿Qué hiciste para parar o mejorar esto?.

Por |2023-12-05T12:55:33+01:005 de diciembre de 2023|General, Liderazgo, Sostenibilidad|Sin comentarios

Deja tu comentario


INFORMACIÓN PROTECCIÓN DE DATOS

Finalidades: Publicar su comentario en el blog de la página web. Legitimación: Consentimiento del interesado. Destinatarios: No están previstas cesiones de datos. Conservación: Mientras la publicación en el blog esté publicada en la página web. Derechos: Puede retirar su consentimiento en cualquier momento, así como acceder, rectificar, suprimir sus datos y demás derechos en [email protected]Información Adicional: Puede ampliar la información en el enlace de Avisos Legales.


Vivir experiencias intensas para aprender cada día

ACTUALIDAD