¿DESARROLLO (IN) SOSTENIBLE?

  • Liderar nuestras organizaciones hacia un desarrollo sostenible es un acto de gran inteligencia personal, empresarial y colectiva. 
  • 3 niveles esenciales para el Liderazgo Sostenible: Conocer la realidad, proyectar el futuro deseado, y activación comprometida. 
  • El concepto de “Desarrollo Sostenible” va de preguntarnos qué futuro queremos crear.

Si algo me ha quedado claro a partir de mis expediciones por el mundo, escalando las cumbres más altas de cada continente, cruzando zonas polares, viviendo en selvas o haciendo aventuras en desiertos, es que las tribus ancestrales no iban tan equivocadas al pensar y vivir como si todo formase parte de una unidad.  Hemos vivido y nos hemos desarrollado desde la soberbia dual “Hombre-Naturaleza”, pero al final, nos estamos dando cuenta de que respiramos aire, bebemos agua, comemos y utilizamos elementos de la tierra, necesitamos materias primas del planeta, y todos los elementos naturales (incluso las bacterias, los árboles, los hongos, los mosquitos, o….), forman parte de nuestro equilibrio para poder vivir.

No estamos hablando de “Sostenibilidad” para sostener el planeta y la naturaleza. Estamos hablando de sostener la vida y el bienestar de los humanos en la tierra.

A partir de aquí, podemos reflexionar sobre el profundo y esencial sentido de esta interdependencia, y como han sido y están siendo las relaciones e impactos que tiene la actividad humana en general, y el desarrollo económico en concreto, alrededor del planeta. Un desarrollo basado en un crecimiento continuado e ilimitado, que parte siempre de nuestra capacidad de extraer y utilizar unos recursos naturales que sí son limitados.

Entendiendo este punto de partida, nos podemos empezar a hacer las grandes preguntas: ¿Es posible un desarrollo sostenible?, ¿Queremos un desarrollo a cualquier precio, o queremos un buen desarrollo?, ¿Aceptamos un desarrollo válido hoy, a costa de un peor futuro mañana?, ¿Cómo queremos medir nuestro índice de desarrollo?, ¿El crecimiento debe ser la premisa absoluta de este desarrollo?, y otras muchas cuestiones clave que podríamos continuar desplegando.

Puede parecer un poco fuera de lugar y algo naif plantear estas preguntas tan “gordas” en un artículo de liderazgo. Pero lo que debería parecer naif y estar fuera de lugar es no hacerse las preguntas adecuadas cuando hablamos de liderar nuestras vidas y nuestras organizaciones y, con ellas, desarrollar nuestro camino hacia el bienestar presente y futuro.

La primera misión del liderazgo global y, especialmente, el personal, profesional y empresarial, debería ser hacerse las buenas preguntas para obtener las buenas respuestas en algo tan clave. Es esencial tener claro si queremos un desarrollo que genere riqueza a costa de un impacto negativo en el mundo (y sobre todo en los humanos), o si solo admitimos un desarrollo que genere bienestar en la sociedad, utilizando la economía como una herramienta y no como un fin; comprometiéndose en evitar ser perjudiciales para los ecosistemas y el futuro de la civilización.

Todos los actores somos clave en este proceso, pero si hay un agente especialmente activo en nuestra civilización, y con gran capacidad de impacto negativo o positivo, éste es el “Mundo Empresarial”. Pero esta capacidad de impacto le otorga una enorme responsabilidad. Según como se lideren las organizaciones, y aunque estas generen más o menos riqueza, serán perjudiciales o beneficiosas para el mundo. Y con la magnitud de los desafíos y la información que tenemos, ser neutrales es ser parte del problema. Un liderazgo empresarial que asuma su responsabilidad ofrece una inmensa oportunidad para el futuro de nuestra sociedad: actuar como agentes de cambio para un futuro más sostenible. Y esto, más allá de tener buenos resultados económicos, debería ser un propósito clave en cada empresa.

A nivel individual y a nivel del liderazgo de cada organización, así como de manera colectiva, debemos preguntarnos qué futuro queremos crear. De esto va el concepto de “Desarrollo Sostenible”.

Y como siempre, cuando se quiere crear algo y desarrollar un proyecto ambicioso, se necesita un liderazgo a la altura que incluya visión (del qué, del cómo y del porqué), Objetivos, Estrategia, organización y motivación de equipos, y acción para conseguir los resultados.

Para activar de verdad un “Desarrollo Sostenible” será necesario un “Liderazgo Sostenible”; y este requerirá como mínimo tres niveles esenciales:

  1. Conocer bien la realidad: Gran ejercicio de observación, información y objetividad, para conocer las circunstancias sociales y ambientales que nos afectan e implican, así como de toda nuestra capacidad de impacto positivo y negativo a partir de nuestras actividades.
  2. Proyectar el futuro que queremos: tanto para nuestra organización, como para la sociedad y entorno que nos rodea, y con ello asumir nuestra responsabilidad en la creación de este futuro.
  3. Activación comprometida: Desarrollar nuestra estrategia a partir de este propósito y estableciendo los límites que nos podemos permitir para avanzar en nuestros negocios, trabajos y proyectos; y afrontarlo más como una oportunidad que como una renuncia.

Si conseguimos activar un liderazgo que permita un verdadero desarrollo sostenible, aparte de evitar mucho sufrimiento, muchas crisis y un posible colapso en muchos aspectos sociales y ambientales, crearemos organizaciones prósperas, mucho más sólidas y útiles para todos los actores implicados, con equipos más cohesionados y motivados por el propósito, con mayor posibilidad de captar talento, con más creatividad e innovación, con procesos más eficientes, con mejores aliados, con mayor reputación y, al fin, con mejores resultados en todos los sentidos.

Aspirar, comprometerse y liderar nuestras organizaciones hacia un desarrollo sostenible es un acto de gran inteligencia empresarial y colectiva: trabajar por unos buenos resultados siempre desde el compromiso con un impacto positivo.  Por el contrario, buscar el crecimiento y los resultados sin tener en cuenta el impacto que creamos en la sociedad y el medioambiente, es estúpido, egoísta y absolutamente inaceptable.

El liderazgo sostenible es el liderazgo inteligente que necesitamos para el futuro, y nuestro tejido empresarial debe estar a la altura de este gran momento histórico, porque a través de su actividad tiene la oportunidad de crear un mundo mejor del que parece que nos espera en caso de no reacción.

Por |2024-04-25T10:48:59+02:0019 de abril de 2024|General, Sostenibilidad|Sin comentarios

Deja tu comentario


INFORMACIÓN PROTECCIÓN DE DATOS

Finalidades: Publicar su comentario en el blog de la página web. Legitimación: Consentimiento del interesado. Destinatarios: No están previstas cesiones de datos. Conservación: Mientras la publicación en el blog esté publicada en la página web. Derechos: Puede retirar su consentimiento en cualquier momento, así como acceder, rectificar, suprimir sus datos y demás derechos en [email protected]Información Adicional: Puede ampliar la información en el enlace de Avisos Legales.


Vivir experiencias intensas para aprender cada día

ACTUALIDAD