RECUPERACIÓN 2: NUTRICIÓN

  • No podemos hacer solo recuperación física externa. Hay que proporcionarle al cuerpo lo que necesita y evitarle lo que le perjudica. 
  • Resumo mi nutrición de recuperación en 3 apartados: No comer mal, Comer bien y Suplementos naturales específicos. 
  • En período de recuperación, no toca relajarse. Es el momento de ser más estrictos (incluso radicales) en nuestra nutrición.

 

El segundo nivel clave para mi recuperación es la nutrición.

Este tema es fundamental durante toda la vida, pero especialmente en períodos en que el cuerpo necesita toda la energía y calidad de nutrientes para recuperar un trauma importante. Sería absurdo hacer solo recuperación física externa, y no proporcionar al cuerpo lo que necesita, a la vez que evitarle lo que le perjudica.

Para intentar simplificarlo, resumo mi enfoque en 3 apartados.

Los dos primeros sirven para siempre, pero son indispensables en estos momentos post trauma; y el tercero es específico para la recuperación:

  1. NO COMER MAL. Como dice el nutricionista Julio Basulto, más importante que “Comer bien” es aprender a “No comer mal”. Esto no cuesta tanto, y supone evitar al cuerpo un montón de mierda que le inflamará, le oxidará, le contaminará, le engordará y le requerirá un montón de energía. Evitar o minimizar al máximo posible todos los procesados chungos, el azúcar, las harinas blancas, los lácteos, el alcohol, las bebidas químicas o azucaradas (desde las coca-colas, hasta los zumos de frutas embotellados), etc.
  2. COMER BIEN: Tener una dieta equilibrada y consciente. Con un balance adecuado de calorías, proteínas, carbohidratos (siempre que se pueda, integrales y/o sin gluten), lípidos, fibra, minerales y vitaminas. Mi base alimentaria es vegetariana, pero ahí cada cual con sus preferencias y formulitas, pero es bastante sencillo tener un conocimiento mínimo de la nutrición adecuada, siempre que estemos dispuestos a aprender un poco, tomar conciencia y a cuestionar ciertas inercias o costumbres que nos apartan de una dieta completa y saludable. Que el placer no sea la prioridad absoluta.  Que la tradición familiar o social no nos impida abrirnos a lo que nos interesa. Cuanta más energía y bien alimentado esté el cuerpo, más capacidad de sanación tendrá para una fractura, una enfermedad o cualquier tipo de problema.
  3. SUPLEMENTOS: Yo tomo habitualmente algunos suplementos naturales y de alta calidad, porque nuestro cuerpo necesita muchos nutrientes que es difícil obtener a partir de la dieta habitual. A excepción de los puramente ecológicos, los alimentos normales actuales tienen una proporción bajísima de nutrientes en relación al mismo alimento unas décadas atrás. Hoy en día, todo lo no estrictamente ecológico se cultiva en tierras muertas (sin apenas nutrientes), que se inflan a fertilizantes para que pueda crecer algo. Pero en el caso de una recuperación como la mía, que requiere una buena consolidación de huesos, soy más ambicioso y exigente, e incremento la dosis de suplementos, enfocándola de forma específica. Mi menú de suplementos para esta recuperación, es el siguiente:
  • Vitamina C: para el crecimiento y reparación de tejidos del cuerpo.
  • Aminoácidos esenciales de fácil absorción (Para proteínas y glucógeno).
  • Calcio + Magnesio + Zinc: Para mantenimiento/recuperación ósea y muscular.
  • Vitamina B12: Para salud de neuronas y sangre.
  • VM75: Multivitamínico con minerales aminoquelados, vitaminas y rico en antioxidantes.
  • Perlas de Krill: Promueve la circulación y salud de los huesos (entre otros).
  • Espirulina: Aporta proteínas, fibra y múltiples propiedades.
  • Curcumina: Entre mil cosas, antiinflamatoria y antioxidante.
  • Batido Proteínas: De vez en cuando me tomo un batido/superalimento de proteínas vegetales, cacao y papaya.

Solo comparto este enfoque de nutrición para que todos tomemos conciencia que es esencial dar importancia a este tema en un proceso de recuperación de una lesión o una enfermedad, y que con una nutrición y suplementación adecuada, se puede mejorar muchísimo todo el proceso. No es el momento de relajarse con la comida, pensando que ya suficiente problema tenemos con nuestra lesión o enfermedad, como para preocuparnos de comer bien. Es el momento de ser más estrictos (incluso radicales) en nuestra nutrición. Primero porque será fundamental para nuestra recuperación, y segundo porque puede ser una gran oportunidad para aprender a comer mejor a partir de una circunstancia inoportuna que nos ha llegado.

Descargo de responsabilidad: Esta es solo mi opinión, y yo organizo mi plan de suplementación asesorado por un experto. Pero no soy nutricionista ni profesional de la salud en general. Cada persona debe informarse y asesorarse con los profesionales o expertos correspondientes si no tiene ella misma un buen conocimiento de nutrición.

Por |2024-06-21T14:22:10+02:0021 de junio de 2024|General, Liderazgo, Liderazgo Personal|Sin comentarios

Deja tu comentario


INFORMACIÓN PROTECCIÓN DE DATOS

Finalidades: Publicar su comentario en el blog de la página web. Legitimación: Consentimiento del interesado. Destinatarios: No están previstas cesiones de datos. Conservación: Mientras la publicación en el blog esté publicada en la página web. Derechos: Puede retirar su consentimiento en cualquier momento, así como acceder, rectificar, suprimir sus datos y demás derechos en info@albertbosch.info. Información Adicional: Puede ampliar la información en el enlace de Avisos Legales.


Vivir experiencias intensas para aprender cada día

ACTUALIDAD